¿Existen alimentos buenos para el estudio?

¿Existen alimentos buenos para el estudio?

¡¡¡Hola opositores!!!
Hoy vamos a hablar de cómo alimentarnos para aumentar nuestro rendimiento de estudio.
Mucha gente piensa que existen ciertos alimentos o “superalimentos”, que poco más que te hacen muy inteligente… nada más lejos de la realidad. No existe ningún alimento que por sí mismo aumente tus capacidades de concentración o memorísticas, que te haga entender conceptos más fácilmente o que te haga leer más rápido. Por lo tanto, no existen alimentos “buenos para el cerebro”.
El cerebro es un órgano que está en el cuerpo, y lo que es bueno para el cuerpo, es bueno para sus órganos, entre ellos el cerebro. Por lo tanto, no hay que hablar de alimentos buenos para el cerebro, sino de alimentos buenos para el cuerpo, y no sólo de alimentos de forma individual, sino del conjunto de alimentos y de rutinas alimentarias que conforman la dieta. Y una dieta equilibrada sí que nos va a ayudar a estudiar mejor.
¿Qué características debe de tener una dieta adecuada?
Debe tener las calorías necesarias para mantener un peso acorde a nuestra talla, con una proporción adecuada de hidratos de carbono, grasas y proteínas.
Con suficiente cantidad de fibra.
Variada, para no cansarnos de comer siempre lo mismo y porque es la mejor garantía de que nos aportará las vitaminas y minerales que precisa el organismo.
Debe ser del gusto de quien la ha de seguir. Te parecerá una tontería pero no lo es. A veces se ponen dietas a personas sin tener en cuenta sus gustos y entonces no se atienen a ella.
Habrá que beber agua suficiente, al menos litro y medio al día.
Tiene que ser lo suficientemente abundante como para que quien la haga no pase hambre. Si una persona tiene mucho apetito es conveniente que aumente de forma considerable la cantidad de verduras de su dieta para que llene su estómago y no pase hambre.
Debe cubrir las necesidades nutritivas de la persona que la hace, es decir, si está en la adolescencia deberá incluir más proteínas para el crecimiento, si ésta embarazada tendrá que atender a las necesidades derivadas del embarazo.
¡Ah! otra cosa, no es necesario comer hasta que ya no se pueda más, es preferible detenerse antes, sin esperar a esa sensación de saciedad que llegará con solo esperar unos minutos.